Atender una asfixia

Nos referimos a aquellas asfixias que se producen por pequeños objetos o alimentos cuando se meten en la vía del aire hacia los pulmones.

  • La tos espontánea es el mecanismo de defensa que utiliza automáticamente nuestro cuerpo, tratando de expulsar de allí aquel objeto, pudiendo o no conseguirlo.
  • Si el objeto no sale con la tos, salvo que se vea que es muy fácil de sacar, no debemos intentarlo nunca con los dedos porque podemos meterlo más abajo de lo que estaba y empeorar la situación.
  • Si el niño hace gestos de no respirar nada y comienza a ponerse azulado, pondremos inmediatamente en marcha las maniobras de expulsión: producir una presión brusca sobre los pulmones que haga mover el objeto hacia afuera, del modo que se ilustra en las figuras.
  • Si no lo conseguimos, acudamos urgentemente a un servicio médico.

Nuestra prioridad, tu garantía
Xunta de Galicia © Xunta de Galicia. Información mantenida y publicada en internet por la Consellería de Sanidade - Servizo Galego de Saúde
Galicia o bo cambio